El animismo revelado, de Feliciano Mejía

Feliciano-Mejia-Acevedo_3-angel

13 jun 2015.- El Museo Nacional de Culturas Populares presenta una fascinante exposición con piezas del artesano morelense Feliciano Mejía Acevedo. Es una colección de tallas en madera que no parten de una idea preconcebida sino que aspiran a liberar una entidad atrapada, buscan contribuir a que las formas preexistentes en ramas, troncos y raíces terminen de manifestarse. En estas esculturas hay algo de magia ancestral, el artesano funge como partero de formas, y el proceso artístico es a un mismo tiempo creación, rito, invocación y asociación con las fuerzas primitivas y esenciales.

Feliciano-Mejia-Acevedo_grupo_2

La producción de Feliciano Mejía es de madurez. Nació en Puebla pero casi toda su vida radicó en Yautepec, Morelos. Tras una vida de campo, que incluyó en la adolescencia haber operado como correo de Emiliano Zapata, comenzó a tallar sus piezas a los 60 años, como si se tratara de una misión que asumiera en forma tardía. Quizá por eso vivió hasta los 109 años.

Feliciano-Mejia-Acevedo_retrato

Su obra reúne una zoología fantástica y una visión lúdica del cuerpo humano. La naturalidad raya en la inocencia. Cada pieza conserva vetas y texturas vegetales que, como las cicatrices y las arrugas en los humanos, dejan constancia de experiencias pasadas. El acabado tosco, el desinterés por las proporciones exactas, operan como detonador de la imaginación para conferir una actitud y un carácter específicos a los distintos personajes.

Feliciano-Mejia-Acevedo_grupo

Un principio que guió la producción artística de Don Feliciano fue no cortar o talar los árboles, sólo trabajaba piezas que encontraba desprendidas. “El bosque debe ser conservado intacto, ya que es el imán verde que nos trae las nubes con las lluvias […] Solamente cuando encuentro tirado en el suelo un buen pedazo de madera me lo llevo para mi casa y así, después de observarlo bien, le encuentro la forma de algún animalito o de un hombre o mujer, entonces me dedico a pulirlo para acabarle de dar forma”, explicó en una ocasión al artista Manuel Peñafiel. Este vínculo con el entorno natural se aprecia en sus tallas, que parecen dar cuerpo a entidades, seres, espíritus del campo, en una suerte de animismo revelado.

Feliciano-Mejia-Acevedo_2

La colección “Feliciano Mejía, con fuego en el corazón” proviene del Museo Morelense de Arte Popular (MMAPO), donde se le considera un mundo poblado de seres fantásticos, especialmente de nahuales, chaneques y demonios.

Feliciano-Mejia-Acevedo_1

[ Gerardo Moncada ]

, ,

No comments yet.

Deja un comentario