Twitter y la censura, o cómo destejer la red

People holding mobile phones are silhouetted against a backdrop projected with the Twitter logo in Warsaw

2 feb 2015.- La activa maquinaria de bots en Twitter sigue operando a todo lo que da. A lo largo de varias semanas ha logrado invisibilizar varios temas (hashtags) que critican al gobierno federal mexicano.

El 26 de enero, por ejemplo, al cumplirse cuatro meses de la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa, no figuró en ningún momento entre los Trending topics (la lista de temas más populares) el #YaMeCanse28, que tuvo 32 mil menciones en el día, de las cuales 21 mil fueron entre las 22:00 y las 23:00 horas, según la medición de la herramienta Topsy.com. Tampoco apareció #AccionGlobalPorAyotzinapa que ese día tuvo 42 mil menciones. Por el contrario, a las 23:30 horas de ese día Twitter reportaba entre los diez temas de mayor referencia en México el hashtag #NuncaMeVaACaerBienQue con 2 mil 400 menciones en la última hora y 27 mil en todo el día, así como #JuanSoloResponde con sólo mil 300 menciones en una hora, y el mismo número en todo el día.

Al día siguiente, tras el intento de la PGR por dar carpetazo al expediente Ayotzinapa, fue retomada la expresión de la madre de uno de los normalistas desaparecidos para crear el hashtag #EPNnoTeHagasMenso que en un día tuvo 46 mil menciones pero desapareció al segundo día, cuando entre los dos días ya sumaba 85 mil menciones. Su lugar fue ocupado por otros temas entre los cuales estaba #HagoCosasRarasComo que en la última hora tenía 224 menciones y en todo el día acumulaba 532 menciones.

No nos cansamos
Conviene recordar lo ocurrido cuando desapareció el #YaMeCanse, el 4 de diciembre de 2014, tras permanecer durante 27 días entre los tres temas más comentados en México, a pesar de que acumulaba 4 millones 153 mil 533 menciones, era usado en todo el mundo y mantenía una activa generación de conversaciones. [Ver reseña de Zócalo].

Ante las acusaciones de que se trataba de un caso de censura oficial, varios opinadores profesionales sentenciaron: “No conocen cómo funciona Twitter los que dicen que alguien influyó para quitar el Ya me cansé como TT”… “Paranoicos los que piensan que Twitter se puede manipular”… “Ya murió el Ya Me Canse, no hay complot. Se acabó y punto”… Y en algo acertaban: no se trataba de que el gobierno mexicano hubiera solicitado a Twitter que sacara ese hashtag de los treding topics, o que le pagara para ello.

Voces calificadas en materia técnica explicaron lo ocurrido. Loquesigue.net identificó que cerca de 54 mil bots (cuentas falsas) atacaron como virus el #YaMeCanse hasta ralentizarlo, para que dejara de ser “novedoso” y perdiera una de las cualidades de los trending topics: ser temas cuyos mensajes tiene un ritmo de publicación constante y acelerado [ver explicación].

Alberto Escorcia, director de Loquesigue.net, detalló que se requiere una persona para manejar un promedio de 43-45 cuentas falsas, de manera que unas 1,200 personas eran las que venían trabajando sin descanso desde unos días antes contra el #YaMeCanse. Escorcia añadió que mantener activo a semejante grupo implica un costo de aproximadamente $2 millones de pesos por hora (es decir, $48 millones de pesos al día).

Señaló que estos regimientos de operadores de bots son conformados por agencias para vender sus servicios a fin de posicionar temas con enfoque publicitario o político, o -como en este caso- para tirar un tema incómodo. Y se preguntaba Escorcia: ¿Quién tiene la capacidad financiera para contratar un servicio de estas dimensiones?

Destacó que se ha encontrado que la articulación entre usuarios en las redes sociales se relaciona con su organización en los espacios públicos, por lo que un ataque de bots busca -en el fondo- destruir las opciones de articulación de la sociedad. Refirió que Turquía y China han realizado esfuerzos de censura similares, pero no han alcanzado el grado de virulencia y masividad de México.

¿Cuánto nos cuesta que nos censuren?
Entre los últimos días de noviembre y principios de diciembre de 2014 dio inicio el  ataque sistemático hacia el #YaMeCanse y sus sucesivos numerales, así como contra los #AccionGlobalPorAyotzinapa, el #UsTired2, el #EPNnotWelcome, el #EPNnoTeHagasMenso y otros más. Esto significa que han estado operando en forma constante durante dos meses.

Este bimestre representa un gasto de $2,976 millones de pesos en el cuidado de la imagen pública del gobierno federal, solamente en Twitter. Si alguien planteara que el regimiento de operadores de bots trabaja jornadas de 14 horas, el monto bajaría a $1,736 millones de pesos. De cualquier manera, es una cifra atroz invertida con el único afán de desarticularnos como sociedad y, para colmo, pagada con nuestros propios impuestos.

[Gerardo Moncada]

, , , ,

No comments yet.

Deja un comentario